Esa mujer


Esa mujer
ha cedido su cuerpo
a la poesía,
se desprende de vocablos
como jirones de piel
y así desnuda
navega sin rumbo
en busca de silencios
donde el destino adquiera
los ropajes únicos de su voz.
Una mujer se entremezcla a otras
en el ruido unánime de las calles;
habitante marina desde lo oscuro,
viviente terrena desde la luz:
esa mujer,
fragua con su andar la penumbra
y desata los umbrales inhóspitos
cuando despliega palabras
con la música de sus gestos.
Esa mujer
fulgura en poema
donde el amor
escucha
la presencia inusitada de su enigma.


3 comentarios:

  1. el silencio es la construcción del poema que habita en lo oscuro.
    un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Oye, qué chulo todo esto. Siempre he pensado que eso de la palabra MUJER está cargado de energías y al leer cositas como esta, vuelvo a pensarlo porque así lo creo.

    ResponderEliminar
  3. Susana, me encanto! me alegra que este encuentro se haya producido, es muy enriquecedor entremezclar palabras con vos. Abrazo, Gerardo

    ResponderEliminar