quemo uno a uno


“Y ya sólo le quedaban el fuego y el sueño.”
Héctor Tizón



quemo uno a uno
todos los rostros que he sido

las cenizas serán
evocaciones en el viento
surcos de la tierra
sonidos del tiempo
despierta
despierta sobre la hoguera consumida
me abrazo a los pétalos perdidos
mientras cae la lluvia
nuevamente



1 comentario:

  1. La lluvia borra huellas
    alienta simientes
    disimula lágrimas...

    Bello poema Susana.

    Un abrazo

    ResponderEliminar