sucede


sucede
tu mirada en mí

íntima sensación que sorprende
mi cuerpo
se descubre
abandonando los eclipses

y mis manos avanzan
por un instante
hasta los ecos aturdidos de tu oscuridad
y ese contacto la hace porosa
se disuelve entre los labios

deseo que nos nombra sin penumbras
cartografía nocturna
que exhala su ritmo
deseo abierto a mis sentidos
amarra
otro lugar habitable en mí

sucede nuestro abrazo desnudas
territorio lunar de tu espalda despierta

amanece

5 comentarios:

  1. Me parecio preciosa, tiene toda la ternura de las palabras que nunca pude ponerle al amor!!

    ResponderEliminar
  2. hola susana! recién hoy vi el comentario en caballos...siento en tu poesía una voz íntima y a la vez familiar...tal vez sea por la presencia de olga orozco?
    un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. wow!!!
    Me encantó!!!
    A ver cuándo venís y continuamos con la tertulia ehhh?

    ResponderEliminar
  4. hoy, leyendo tu blog... encuentro este poema.... y no puedo quedarme callada ante tanto dicho. Gracias.

    ResponderEliminar
  5. cuando nos miran esos ojos que conllevan todo el contenido que no desciframos pero que nos pertenece, se convierte todo ello en todo un acontecimiento, desde luego, Sucede.
    Muy bello.

    ResponderEliminar